Datos de contacto

Si quiere contactar con nosotros, puede hacerlo por correo electrónico a alfilabogados@alfilabogados.es

domingo, 20 de octubre de 2013

EL ESPIRITU EMPRENDEDOR


No. No nos vamos a referir en esta entrada a la reciente Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, a la que ya dedicamos otra entrada previa y seguirá alguna que otra crítica con su contenido.

Esta vez vamos a hablar de espíritu emprendedor o, dicho de otro modo, de la necesidad de las personas de ser avispadas, de rentabilizar el talento que tienen. Necesidad especialmente necesaria en los tiempos de crisis económica que padecemos en los que tenemos que salir adelante y CREAR, crear nuevas fuentes de ingresos, crear nuevos productos y servicios, poner en marcha las ideas que sin duda todos tenemos. Pero, sin olvidar que esa creación debe tener un dueño y debe protegerla para que nadie la usurpe. En definitiva, vamos a hablar de la propiedad industrial.

jueves, 10 de octubre de 2013

El emprendedor de responsabilidad limitada


 
        La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, es un nuevo intento del legislador de introducir medidas que hagan revivir la economía mediante el fomento de lo que ahora se denomina como “emprendimiento” y que no es más que la actividad empresarial o profesional ejercitada por las personas físicas o jurídicas.

                 En el Capítulo II se crea una nueva figura, el Emprendedor de Responsabilidad Limitada, con la intención, manifestada por el legislador en la Exposición de Motivos, de que las personas físicas puedan evitar que la responsabilidad derivada de sus deudas empresariales afecte a su vivienda habitual. Eso sí,  bajo determinadas condiciones y con determinados requisitos que se imponen al efecto.

                ¿Cuáles son los requisitos y las obligaciones que se imponen al emprendedor de responsabilidad limitada? Son los siguientes:

1.       Debe tratarse de una persona física, mayor de edad, con la libertad de  disposición de sus bienes y que desarrolle una actividad empresarial o profesional.

2.       La principal ventaja que obtiene al constituirse como ERL es que limitará su responsabilidad por las deudas derivadas de su actividad empresarial o profesional del siguiente modo:

a.       La responsabilidad no alcanzará a su vivienda habitual siempre que su valor no supere los 300.000 euros (450.000 en poblaciones de más de 1.000.000 de habitantes).

b.      Esta limitación no se aplica a las deudas de carácter público (tributarias y de Seguridad Social), por lo que, básicamente, se aplicará a las deudas de proveedores, puesto que en caso de deudas bancarias, lo más probable es que el banco exija garantía hipotecaria o bien renuncia a esta limitación de responsabilidad.

c.       En el caso de deudas de carácter público, si el ERL acredita el carácter de la vivienda habitual, tendrá ciertas ventajas en su ejecución, aunque no se excluya totalmente del embargo.

d.      Se excluye de esta limitación de responsabilidad al ERL que actúe con fraude o negligencia grave en el cumplimiento de sus obligaciones, siempre que esa negligencia grave o fraude se declare en sentencia firme o en concurso declarado culpable.

3.       Es precisa la inscripción en el Registro Mercantil del ERL , así como en el Registro de la Propiedad donde conste inscrita la vivienda habitual.

4.       Viene obligado a hacer constar en toda su documentación la cualidad de ERL, lo que podrá hacer de una doble forma: O bien los datos de inscripción en el Registro Mercantil añadiendo que se trata de un “Emprendedor de Responsabilidad Limitada” o bien añadiendo a su nombre apellidos y NIF las siglas “ERL”.

5.       Debe formular y someter a auditoría, en su caso, las cuentas anuales correspondientes a su actividad empresarial o profesional. No obstante, para los empresarios o profesionales en estimación objetiva bastará con cumplir las obligaciones de su especial régimen fiscal.

6.       Depositar las cuentas anuales en el Registro Mercantil. También para los empresarios o profesionales en estimación objetiva se establece que la obligación de depósito de sus cuentas anuales podrá ser cumplida mediante un modelo estandarizado.

                En nuestra opinión, la regulación es un intento de solucionar el problema de la responsabilidad universal del empresario persona física (universal en cuanto a los bienes y eterna en cuanto a su duración) que no satisface las necesidades de la realidad. Es más, existen soluciones mejores para conseguir la limitación de responsabilidad del patrimonio personal del empresario, por lo que algún autor ha calificado ya a la norma como “Derecho inútil”. Por otro lado, el lenguaje, impreciso y a veces enrevesado, dará lugar a problemas de interpretación que se plantearán a la hora de ejercer la limitación de responsabilidad en caso de reclamación judicial, por lo que, una vez más, el legislador nos ofrece una nueva fuente de trabajo para el futuro.

                Sobre algunos aspectos de la regulación tendremos que volver en posteriores entradas.

martes, 1 de octubre de 2013

ANECDOTARIO JUDICIAL


Muchos de nuestros lectores recordarán a un humorista que se hizo muy popular hace unos años –bastantes- porque los chistes que contaba eran “verídicos”, palabra a la que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española dedica dos acepciones: que dice verdad, la primera y que la incluye, la segunda.

Pues bien, la presente anécdota es absolutamente verídica y puede acreditarse donde proceda, por lo que quien esto escribe podrá ejercitar tranquilamente la exceptio veritatis en caso de ser imputado por injurias[1]. Aunque, como uno sigue siendo un caballero, aludiremos al pecado pero no al pecador.

Hace unos días alcancé un acuerdo transaccional en el marco de un procedimiento judicial. El acuerdo se plasmó en un escrito suscrito por ambas partes –los dos procuradores y los dos letrados- donde se comunicaba al Juzgado su contenido, se solicitaba su homologación judicial y el posterior archivo de las actuaciones, todo ello al amparo del art. 19.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Ayer nos fue notificada una diligencia de ordenación en virtud de la cual … se devuelve el escrito al procurador que lo presentó para que acredite haber dado traslado del mismo a la otra parte.

Como la buena fe ha de regir todos los aspectos de la vida jurídica, quiero entender que la razón de este proceder es asegurarse de que, realmente, la otra parte ha firmado el escrito. En cualquier caso, no deja de ser, cuanto menos, llamativo.



[1] Según el art. 210 de nuestro aún vigente Código Penal, establece que "El acusado de injuria quedará exento de responsabilidad probando la verdad de las imputaciones cuando éstas se dirijan contra funcionarios públicos sobre hechos concernientes al ejercicio de sus cargos o referidos a la comisión de faltas penales o de infracciones administrativas.".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...