Datos de contacto

Si quiere contactar con nosotros, puede hacerlo por correo electrónico a alfilabogados@alfilabogados.es

miércoles, 23 de julio de 2014

INTERNET ES EL FUTURO



Esta entrada no es la que estaba prevista para esta penúltima semana de julio, a la que la mayoría de abogados llegamos exhaustos y con un nivel de decaimiento muy alto, incrementado además por saber que estamos a punto de llegar al final del “curso escolar”. Mejor porque así tendremos algo en cartera para terminar el mes de julio.

 

Sin embargo, hoy ha ocurrido algo que me ha convencido de un tema que vengo pensando desde hace tiempo y es que el futuro es internet. No voy a descubrir nada. Basta darse una vuelta por las redes sociales para comprobarlo. Incluso para quienes no acuden a ellas pero hacen algo tan trivial como ver la televisión, también es evidente: existe un porcentaje muy alto de anuncios televisivos que hacen referencia a páginas de internet. Lo más habitual hoy en día es que el seguro, los viajes o incluso las parejas –ya sean más definitivas o simplemente coyunturales- se busquen en internet.

 

¿Cómo influirá esto en el mundo de la Abogacía? Pues no lo sé, pero me preocupa, porque si algo es seguro es que dentro de unos años el negocio tradicional no será como hoy lo entendemos. ¡Y habrá que adaptarse!

 

Pero ese no es el objeto de esta entrada. El objeto es destacar cómo hay determinada gente –a la que aplaudo, por cierto- que ya está en esa onda y aprovechas las oportunidades que le ofrece internet.

 

Hoy he recibo un correo electrónico cuyo asunto es “conozca de primera mano todo lo relativo al Derecho concursal” y que me remite info@jurisvegueta.com. Su contenido consiste en publicidad de determinadas publicaciones especializadas en Derecho Concursal y me remite a una página web de una librería jurídica que también organiza congresos y foros de formación.

 

Pues bien, mi primera reacción fue pensar de dónde habrían obtenido el  correo electrónico, aunque existen multitud de fuentes todas ellas de lícito acceso. Ahí quedó la cosa, pero … de repente recordé un dato: hace unos días me han designado, por primera vez, administrador concursal en un procedimiento ante un Juzgado de lo Mercantil y precisamente estaba pendiente de que se publicara el nombramiento en el BORME.

 

Y, de repente, lo vi: el BORME. Allí estaba, en el de hoy. Conclusión: hay auténticos emprendedores que buscan negocio donde lo pueden encontrar y si venden productos de Derecho Concursal, ¿qué mejor fuente que la del BORME donde se publican los correos electrónicos de los administradores concursales? Lógicamente, si no fuera por internet, ni sería posible localizar a los administradores ni tampoco resultaría rentable dirigirse a ellos salvo que residieran en la misma ciudad.

 

Enhorabuena a Vegueta Jurídica por su ingenio en la búsqueda del cliente y, como no, por avisarme de manera indirecta de que mi nombramiento ya se ha publicado en el BORME.

martes, 15 de julio de 2014

LA CADUCIDAD DE LA ANOTACION DE EMBARGO


 

Es sabido que cuando se trata de obtener la satisfacción judicial de un crédito, los únicos bienes embargables que, de un modo u otro, resultan efectivos para el cobro de la deuda, son el sueldo del deudor o algún inmueble sobre el que anotar el embargo, pues el resto suele ser bastante difícil de trabar.

 

            La anotación de embargo sobre bienes inmuebles, regulada fundamentalmente en los arts. 42 y siguientes de la Ley Hipotecaria (y 165 y ss. del Reglamento), al suponer una limitación del dominio (o del derecho real embargado, en general), viene sometida a un plazo de caducidad de cuatro años.

 

            La caducidad opera automáticamente, de tal modo que transcurrido el plazo, se produce el decaimiento del derecho de manera inexorable, por lo que resulta muy importante estar pendientes del transcurso de dicho plazo para evitar la caducidad del embargo y con ello, la liberación del bien trabado.

 

            A este tema, interesante, se refiere la Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de fecha 29 de abril de 2014, publicada en el BOE del 23 de junio y que puede consultarse AQUÍ.

 

            Es un supuesto que pone de manifiesto, además, la falta de conocimiento en general que sobre el Derecho Registral parece existir entre los operadores jurídicos. Según se indica en la propia resolución, concurren las siguientes circunstancias:

a) Del Registro de la Propiedad resulta una anotación de embargo letra B de fecha 31 de diciembre de 2009.

b) A continuación consta la inscripción número 8 de dominio a favor de la señora recurrente.

c) A continuación consta la anotación letra C, de fecha 8 de junio de 2012, de modificación de embargo por la que el mismo Juzgado que ordenó la práctica de la anotación letra B y en el mismo procedimiento, lo modifica en los términos de ampliar el importe de la responsabilidad.

d) Por la letra D subsiguiente de fecha 30 de mayo de 2013, de modificación de embargo, el mismo Juzgado en el mismo procedimiento lleva a cabo una nueva modificación-ampliación de cantidad.

 

            Pues bien, la titular del dominio solicita la cancelación por caducidad de las anotaciones B, modificadas por la C y por la D y el Registro admite la cancelación de la primera pero deniega las otras dos.

La doctrina que sienta –nada novedosa por otro lado- es la siguiente:

1.- El artículo 86 de la Ley Hipotecaria determina que las anotaciones preventivas, cualquiera que sea su origen, caducarán a los cuatro años de la fecha de la anotación misma, salvo aquéllas que tengan señalado en la Ley un plazo más breve. La anotación caducada deja de producir efectos desde el mismo momento en que se produce la caducidad, independientemente de que se haya procedido o no a la cancelación correspondiente y, por tanto, de la fecha de la misma. En este caso la cancelación no es sino la exteriorización registral de algo que era inexistente desde el momento en que se produjo la caducidad expresada.

2.- El asiento de anotación preventiva puede ser objeto de prórroga, como reconoce el propio artículo 86 de la Ley Hipotecaria, por un plazo de cuatro años más siempre que el mandamiento ordenando la prórroga sea presentado antes de que caduque el asiento. El plazo de vigencia es fatal por lo que si se presenta el mandamiento ordenando la prórroga transcurridos los cuatro años de vigencia de la anotación, se ha producido su caducidad, la cual –como ha declarado reiteradamente la Dirección General y como se deriva del artículo 86 de la Ley Hipotecaria– no permite prórroga alguna (por todas, Resolución de 23 de enero de 2014).

3.- Para que exista prórroga de la anotación es preciso que se ordene así por medio del oportuno mandamiento y que se haga constar por medio de otra anotación con lo que el cómputo de la caducidad del nuevo plazo se iniciará desde la fecha de ésta. Así resulta del propio artículo 86 reiteradamente citado.

4.- La conclusión es que no toda modificación que pueda producirse de la anotación de embargo y que se refleje en el Registro de la Propiedad constituye una anotación de prórroga de la anotación anterior. Para que así sea es preciso que se ordene y practique precisamente una anotación de prórroga.

5.- Fuera de este supuesto la modificación del asiento anterior de anotación preventiva que pueda provocar una anotación posterior producirá los efectos que el ordenamiento prevea para cada supuesto concreto (ampliación de embargo, subrogación procesal,…), pero no el de prórroga de la anotación anterior (vid. Resolución de 29 de junio de 2013).

6.- En el caso de que una anotación no prorrogada y modificada por otra u otras posteriores alcance su plazo de vigencia, caducará de conformidad con lo dispuesto en el artículo 86 de la Ley Hipotecaria sin perjuicio de la subsistencia de las anotaciones posteriores y de los efectos que, en su caso, deban producir (Resoluciones de 3, 4, 5, 6, 8 y 9 de septiembre de 2003 y 27 y 29 de junio de 2013). Si durante la vigencia de la anotación de embargo a la que modificaba, la anotación posterior de modificación disfrutaba del rango que aquella ostentaba por razón de su fecha (Resolución de 14 de julio de 2011 por todas), producida la caducidad de la anotación modificada es obvio que la de modificación queda sujeta a su propio rango por razón de su propia fecha.

 

En el supuesto objeto de la resolución, la DGRN confirma la nota del Registrador y en base a lo anterior, inscribe la cancelación de la anotación de embargo (letra B), pero deniega la de las ampliaciones de responsabilidad del mismo (letras C y D), que por tanto quedan sujetas a su propio plazo de caducidad de cuatro años.

 

            La conclusión que podemos obtener es clara: mucho cuidado con la caducidad de las anotaciones de embargo.

lunes, 7 de julio de 2014

COLABORACIONES


 

Es un hecho notorio que el mundo actual no es el que conocieron nuestros padres. Tampoco en el mundo jurídico es así. Frente al abogado individualista que pasaba interminables horas en su despacho estudiando y redactando escritos, el abogado actual no sólo tiene que hacer eso, sino que además debe valerse del uso de las nuevas tecnologías para mejorar su rendimiento y, además, para "estar en todas partes".

Cuando uno se adentra en el mundo de las nuevas tecnologías, tiene dos opciones. La primera es seguir siendo un abogado del pasado, individualista y volcado sobre su despacho, pero con un acceso a la información más amplio. La segunda es subir el escalón y penetrar en las posibilidades de las nuevas tecnologías y no sólo recibir información sino, sobre todo, aportar, compartir. Es lo que venimos haciendo desde hace un tiempo, compartir lo que escribimos, compartir opiniones en redes sociales como twitter o incluso, a veces, participar y dar nuestra opinión a quienes escriben en la red y se arriesgan a dar la suya (con las cosas buenas y las cosas malas que ello conlleva) en blogs académicos y profesionales de gran altura, como existen en nuestro país.

No somos los únicos. El mundo de la blogosfera y Twitter nos dan abundantes ejemplos de esa necesaria colaboración para conseguir divulgar el conocimiento. Si antes la única opción era acudir a un congreso especializado en una materia, en la actualidad, tenemos acceso a foros donde se proporciona y se obtiene esa misma información, como los grupos de LinkedIn o la Plataforma Millennium (aquí) . En cualquier caso, la colaboración es siempre positiva, como nuestros amigos (virtuales) de Marketingnize propugnan (aquí).

En tal sentido, nuestra primera colaboración fuera del blog -y que no será la última- se ha publicado hoy en la web www.notariosyregistradores.com, con unas reflexiones sobre el régimen de imputación de pagos en los procedimientos de ejecución introducido por el Real Decreto Ley 1/2013 de medidas para reforzar la protección de los deudores hipotecarios.

Ni que decir tiene que es para mí un auténtico orgullo poder colaborar con una web con la solera que tiene “Notarios y registradores” y a la que sigo desde prácticamente  sus inicios. Aquí os dejo el enlace (aquí), agradeciendo a la Web, y a sus gestores, esta oportunidad inigualable.  Gracias.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...