Datos de contacto

Si quiere contactar con nosotros, puede hacerlo por correo electrónico a alfilabogados@alfilabogados.es

jueves, 5 de enero de 2017

DAÑOS Y EVENTOS NAVIDEÑOS

Hoy, contamos con una entrada escrita por un amigo y magnífico Letrado -tan magnífico que es Letrado de la Administración de Justicia-, verdadero experto en estos temas. Gracias, Alvaro, por tu colaboración con el blog.



 
 
Un tema del que se suele hablar por estas fechas es la responsabilidad por daños causados en eventos tales como las Cabalgatas de Reyes, que ya fueron objeto de examen en este blog. En este post analizará la Sentencia de la Audiencia provincial de Murcia de 22 de septiembre de 2016, cuya remisión y oportunidad de comentarla agradezco al autor de este blog.

La misma examina el recurso de apelación interpuesto por la responsabilidad por culpa extracontractual como consecuencia de las lesiones sufridas en un ojo al presenciar el conocido Entierro de la Sardina.  La sentencia de instancia desestimó la pretensión ejercitada por entender que el riesgo había sido asumido voluntariamente por la actora, aplicando la doctrina de la asunción del riesgo.

La Audiencia, para estimar el recurso planteado, examina la referida doctrina de la asunción del riesgo por parte de la víctima y los requisitos de la aplicación de la misma:

La víctima debe asumir por su propia voluntad el riesgo que deriva de la realización de una actividad peligrosa, como indica la  STS 8 de noviembre de 2000 : “en los supuestos en que el dañado o fallecido como consecuencia de las lesiones participa activamente en el evento, tal conducta exime la responsabilidad del organizador, salvo que se demostrara alguna culpa o negligencia en éste”.

 

La doctrina se aplica a aquellos espectáculos en los que la víctima asume una participación activa en los mismos: SAP Murcia 29 de marzo de 2012 : “con la realización de tal conducta, el demandante asume de forma libre y voluntaria el riesgo inherente a la propia actividad de la suelta de vaquillas, y por tanto, cabría concluir en la incidencia causal de su propia imprudencia en el resultado lesivo ocasionado. Esta voluntaria asunción del riesgo, eximiría a su vez de toda responsabilidad al organizador, a menos que se hubiese demostrado alguna culpa de éste”

 

La teoría de la asunción del riesgo debe aplicarse a las actividades en las que el riesgo sea superior al normal, STS 31 de octubre de 2006 : “en cuanto a la jurisprudencia de esta Sala sobre la responsabilidad por riesgo en relación con el art. 1902 CC , conviene destacar, ante todo, que nunca se ha llegado al extremo de erigir el riesgo en fuente única de responsabilidad con fundamento en dicho precepto (SSTS 6-9-05 17-6-03, 10-12-02 y 6-4-00 ); lejos de ello, debe excluirse con fuente autónoma de tal responsabilidad el riesgo general de la vida (STS 5-1-06 con cita de las de 21-10 y 11-11-05 ), los pequeños riesgos que la vida obliga a soportar (STS 2-3-06 que también cita la de 11-11-05 ) o los riesgos no cualificados, pues riesgos hay en todas las actividades de la vida (STS 17-7-03 ).”

Por todo ello y, en relación al caso concreto, la Sentencia desestima la aplicación de dicha teoría, de forma contraria a la sentencia de instancia: “el desarrollo de esa actividad festera no conlleva, dada su naturaleza y características, un riesgo o peligro intrínseco o natural al festejo en si mismo considerado. No se trata de un espectáculo peligroso " per se". No cabe afirmar en consecuencia, la culpa de la parte actora por el mero hecho de acudir voluntariamente, como simple espectadora, al lugar en el que se desarrollaba esa actividad, ocupando uno de los lugares expresamente habilitados para presenciar el desfile”.

Seguidamente, para determinar la aplicación del artículo 1902 CC, hace referencia a los requisitos necesarios para que prospere el ejercicio de la acción : “corresponde a la parte demandante la carga de probar el daño resultante, la acción u omisión de la que proviene y la relación causal entre uno y otra, pues sólo cuando es realizada con éxito dicha prueba es cuando surge la presunción de culpa en la parte demandada (por la aplicación del artículo 1903 Código Civil ), quién a su vez viene obligada a desvirtuarla” ( Sobre lo establecido por el Tribunal Supremo ver STS19 de noviembre de 2008, )

De todo lo expuesto podemos concluir que no se aplicará la teoría de la asunción del riesgo por la víctima en aquellas actividades que no puedan considerarse por su naturaleza como peligrosas. Por su parte, el demandante deberá acreditar el daño, la existencia de la acción y el nexo causal entre ambas para que prospere el ejercicio de la acción.

Álvaro Gimeno

Letrado de la Administración de Justicia en prácticas

@alfigimeno  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...